Espinas de anchoas fritas

La fotografía de esta receta no es que esté hecha al final de la comida y sólo queden los restos, es otra curiosa receta para tiempos de crisis en la que se aprovecha todo.

Para esta receta utilizamos anchoas en salazón.

Estas se venden en botes en salmuera y para la elaboración de las anchoas en salazón vamos a hacer un poco de historia: “Se utilizan boquerones con tripas y sin cabeza, que son colocados concéntricamente dentro de barricas cerradas y sometidas a presión con pesos encima, madurando durante seis meses entre capas de sal lo que otorga a las anchoas su sabor tan característico e intenso.”

Una vez que hemos limpiado las anchoas y las tenemos en aceite, las raspas las pasamos por harina y las freímos como si fuera “pescaito” y aunque parezca mentira quedan crujientes y sin pinchar en la boca, una vez fritas las ponemos sobre papel absorbente para que suelten el aceite sobrante y las servimos calientes, tienen un sabor intenso a pescado y además son una fuente importante de calcio.

Estas espinas fritas las ponen como aperitivo en el Hotel Empordá en Figueras (Girona).

Anuncios

2 Respuestas a “Espinas de anchoas fritas

  1. o sea… uqe se raspa la carne, quedando aparte los filetes para otra preparación, y se fien entonces las espinas? Bien intereaante y hermoso presentarlas como aquí, como pichos para la aceituna. Se me hace la boca agua pensando en lo rico del bocadito!las espinas?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s